Congreso Guadalupano en el Vaticano

Cango. Dr. Eduardo Chávez 

El año pasado, precisamente en los días de las fiestas guadalupanas, es decir del 9 al 12 de Diciembre, se celebró uno de los congresos más importantes en la Santa Sede. La Pontificia Comisión de América Latina, los Caballeros de Colón y el Instituto Superior de Estudios Guadalupanos organizamos un congreso internacional bajo el título: “Congreso Internacional Ecclesia in America, bajo la guía de Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de las Américas, Estrella de la Nueva Evangelización”; así de largo el título, pero así de preciso. Este Congreso se desarrolló principalmente en la llamada Aula del Sínodo (en el segundo piso del Aula Paulo VI), y también en lugares importantes como en el Aula S. Pío X y en los Jardines Vaticanos.

Todo comenzó ese 9 de Diciembre de 2012 con una misa en uno de los altares más importantes de la Basílica de San Pedro, en el Altar de la Cátedra, esta Eucaristía fue presidida por el Card. Marc Ouellet, y al finalizar tuvimos la gracia de la presencia de Su Santidad Benedicto XVI, quien nos ofreció un mensaje. Después del mensaje del Santo Padre se tuvo una gracia más, el de saludarlo directamente, fue en ese momento cuando pude saludarlo directamente y entregarle el libro que realicé junto con el Sr. Carl Anderson, Caballero Supremo de los Caballeros de Colón, cuyo título es: “Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de la Civilización del Amor”, en su edición en italiano.

En este Congreso participaron cerca de 250 personas encabezados por el Cardenal Marc Ouellet, fue muy especial la asistencia de cerca de 30 cardenales, 70 obispos, sacerdotes y laicos de muchos países de todo el Continente Americano y de Filipinas, precisamente de donde Santa María de Guadalupe es Patrona. La participación fue constante, incluso hasta se incrementó a tal punto que en la última Conferencia sobre la Imagen de la Virgen de Guadalupe tuvieron que poner más sillas.

El Segundo día, lunes 10 de Diciembre, después del rezo de Laudes, se iniciaron las Conferencias. A mí me tocó abrir con una Conferencia cuyo título era: “El Evento Guadalupano en el origen de la Evangelización del Nuevo Mundo”, siguió otra del Sr. Guzmán Carriquiry y una tercera del Sr. Carl Anderson; se pasó a las reuniones de reflexión en ocho grupos de trabajo, y se terminó con una Conferencia sobre el Año de la Fe, por parte de S.E. Mons. Ladaria, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El Tercer día, martes 11 de Diciembre, se presentaron los resultados de los ocho grupos de trabajo; posteriormente se realizó algo único en los Jardines Vaticanos, es decir, el Rezo del Rosario del Amor Guadalupano, salimos del Aula del Sínodo que se encuentra al interno del Aula Pablo VI, y caminando fuimos todos en “peregrinación” hasta la estatua donde está representado san Juan Diego entregando su tilma al obispo fray Juan de Zumárraga y se aprecia la Virgen de Guadalupe en esa tilma, una estatua grande y majestuosa en los Jardines Vaticanos; después de días con lluvia, este día del Rosario estaba fresco, pero lleno de sol, no había ni una sola nube; con cantos, reflexiones, y los “padrenuestros” y las “avemarías” fue elevada la oración con este Rosario, (en la Basílica de Guadalupe rezamos todos los días 12 de cada mes aquí en el Tepeyac, así que fue una oración en una unidad maravillosa), ahora fue en el cerro del “Vaticano-Tepeyac”, como dijo uno de los cardenales. Y se terminó ese día por la tarde con la exposición del “Esplendor de belleza en la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.”

El Cuarto día, 12 de Diciembre, todos participamos en la Audiencia de S. S. Benedicto XVI y posteriormente, por la tarde, la Conferencia del Card. Sean Patrick O´Malley, Arzobispo de Boston y, finalmente, el Card. Ouellet realizó una magnífica síntesis de todo el Congreso.Por la tarde-noche de ese mismo día, 12 de Diciembre, se celebró la Santa Misa Conclusiva en la Iglesia Santa María in Traspontina.

No cabe duda que fue un evento histórico y que ha dejado huella profunda, para todos; los comentarios fueron muy positivos e incluso en algunos países los mismos cardenales y obispos van a trabajar para reproducir un Congreso semejante en sus países de origen. La Virgen de Guadalupe sigue siendo la Estrella de la Evangelización, Ella es la manera más segura de llegar a Jesucristo, Ella sigue tocando los corazones de sus amados hijos.También es una realidad que este importante evento dio a conocer la labor que desempeña el Instituto Superior de Estudios Guadalupano gracias a la confianza del Card. D. Norberto Rivera y de nuestro Rector Mons. Enrique Glennie, de lo cual estamos muy contentos y somos conscientes de la gran responsabilidad que esto conlleva, por lo cual, todos los que trabajamos en esta Institución de nuestra amada Basílica de Guadalupe necesitamos de la oración de todos.