La humilde tilma de San Juan Diego

Sr. Canónigo Dr. Eduardo Chávez

La Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe estampada en la tilma de Juan Diego, una tela hecha de fibras vegetales de Izotl, palma de las agaváceas, que en un ambiente húmedo y salitroso como el del Tepeyac, duraría tan sólo diez años, pero esta portentosa Imagen ha durado siglos en este lugar.

manto Y si todavía añadimos que se observa una costura burda que abarca todo lo largo de la tela de arriba abajo.Y si todavía comprobamos que ha soportado terribles situaciones que ya la hubieran destruido desde hace muchísimo tiempo antes, como el hecho de que estuvo sin protección más de cien años, el que, accidentalmente en 1791, se le derramó un ácido tan fuerte que hubiera perforado la débil tela, y no le pasó nada, sólo quedó una sutil mancha como testimonio del suceso; o en tiempo de anticatólicos gobiernos se intentó destruir la bendita imagen con una bomba colocada en el mismo altar en donde se veneraba la Imagen: la mañana del 14 de noviembre de 1921, “cuando una bomba fue detonada en la misma Basílica de Guadalupe; Luciano Pérez Carpio, empleado de la Secretaría Particular de la Presidencia, protegido por soldados disfrazados de civiles,acido  fue quien puso la bomba a los pies de la Imagen de la Virgen de Guadalupe, la explosión fue de tal magnitud que se escuchó en un radio de un kilómetro a la redonda; a la Imagen de la Virgen de Guadalupe no le pasó absolutamente nada, no así a los candelabros y al crucifijo de bronce que estaban en el altar, los cuales quedaron doblados por el impacto.”[1]

Actualmente, el crucifijo de bronce está expuesto al público en el mismo recinto de la Basílica. Resulta más que increíble que se haya pretendido destruir la Imagen de Santa María de Guadalupe utilizando dinamita oculta, precisamente, en medio de un ramo de flores, es decir, utilizar exactamente el mismo signo elegido por María para dar prueba de la verdad y el amor de Dios, y ahora ser utilizado para intentar destruirla totalmente.

A pesar de todos los elementos, accidentes y atentados que pudieran haber destruido la Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, la humilde tilma de Juan Diego continúa ahí ofreciéndonos su mensaje pleno de la verdad y del amor de Dios; es más, ante las adversidades se observa con más claridad el portento

Simplemente, no hay explicación razonable para entender cómo es que se ve tan perfectamente la Imagen impresa en la tilma vegetal sin ningún tipo de preparación. Al observarla detenidamente se constata que todos los colores de la Imagen pasan por la trama de los hilos y nos dejan ver la imagen de la Virgen de Guadalupe al reverso de la tilma presentando todos los elementos que la componen; es extraordinario elcristo contemplar la Imagen que se ve detrás de la tilma pues toda ella pasa con toda su armonía, con sus estrellas, luna, sol y ángel que forman todo el sagrado original. Parte de la señal solicitada por el obispo de México de aquel entonces, fray Juan de Zumárraga, para aprobar la construcción de la casita sagrada en donde Dios es el centro de todo el universo.


[1] Eduardo Chávez Sánchez, La Iglesia de México entre dictaduras, revoluciones y persecuciones, Ed. Porrúa, México 1998, pp. 165-166.