MITOS

Ojos Se dice que estudios oftalmológicos realizados a los ojos de María han detectado que al acercarles luz, la pupila se contrae y al retirar la luz, se vuelve a dilatar, exactamente como ocurre en un ojo vivo.

Respuesta: 

Falso, no existe ninguna prueba de que esto ocurra; de hecho, cuando se inspeccionó la Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe de manera directa en 1998, dentro del Proceso de Canoniozación de San Juan Diego, se constató que no se da este fenómeno.

 

Se dice que la temperatura de la fibra de maguey con que está construida la tilma mantiene una temperatura constante de 36.6 grados, la misma que el cuerpo de una persona viva.

Respuesta: 

Falso, en primer lugar, no existe ninguna prueba de que la tilma tenga una temperatura de 36.6 grados. En segundo lugar, la tilma de san Juancinta Diego no está confeccionada de fibra de maguey, sino de fibra de "Agave Popotule", también conocido como planta de ixtle, como lo ha
comprobado el Dr. Isaac Ochoterena (Cfr. Dr. I. Ochoterena, Análisis de unas fibras del ayate de Juan Diego o Icono de Nuestra Señora de Guadalupe, realizado por el Instituto de Biología dela UNAM, México a 7 de junio de 1946, Dirección del Instituto de Biología, UNAM, oficio 242, exp. 812.2/-2, en Archivo para la Causa de Canonización de Juan Diego, en la CCS, Santa Sede).

 

Se dice que uno de los médicos que analizó la tilma colocó un estetoscopio debajo de la cinta que María posee (señal de que está encinta) y escuchó latidos que rítmicamente se repiten a 115 pulsaciones por minuto."

Respuesta: 

Falso, no existe ninguna prueba que demuestre este hecho; además, simplemente la cinta que tiene la Imagen de Santa María de Guadalupe es suficiente para manifestar que está efectivamente "encinta" de Jesucristo; pero no hay tal prueba ni experimento sobre las palpitaciones en su vientre.

 

Se dice que "No se ha descubierto ningún rastro de pintura en la tela. De hecho, a una distancia de 10 centímetros de la imagen, sólo se ve la tela de maguey en crudo. Los colores desaparecen. Estudios científicos no logran descubrir el origen de la coloración que forma la imagen, ni la forma en que la misma fue pintada. No se detectan rastros de pinceladas de otra técnica de pintura conocida."

 Respuesta: 

En este número hay varias afirmaciones; unas son totalmente FALSAS e IMPRECISAS. Es totalmente FALSO que a una distancia de 10 cm. sólo se vea la tela de maguey crudo y que los colores desaparecen.

Por otro lado, ciertamente no se han descubierto el origen de la coloración ni la forma en que fue pintada (para ser más precisos, se debería decir: ni la forma en que se plasmó o se imprimió en la tilma, pues efecticvamente no hay pinceladas ni brochazos).Sobre la técnica o técnicas
de esta estampación, es decir, la Imagen de Santa María de Guadalupe, no se tiene precisión, aunque el gran pintor oaxaqueño del siglo XVIII, Miguel Cabrera en su libro  "Maravilla Americana" publicado en 1756, trata de acercarse a este punto, señalando que para él hay cuatro zapato técnicas de pintura: óleo, temple, aguazo y labrada al temple; pero, ciertamente no existen pruebas contundentes a  este respecto.

Si bien, es sorprendente que no se encuentren pinceladas o brochazos en la Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe que está estampada en la tilma de san Juan Diego, y que no se sabe de qué técnica o técnicas pictóricas se tratan; hay otra cosa que también sorprende mucho y es el de advertir que el zapato de la Virgen, que se aprecia pisando a la luna, no tiene ningún tipo de color, simplemente es la tilma cruda. Todo esto es inexplicable.

 

Se dice que se ha hecho pasar un rayo láser en forma lateral sobre la tela, detectándose que la coloración de la misma no está ni en el anverso ni en el reverso, sino que los colores flotan a una distancia de tres décimas de milímetro sobre el tejido sin tocarlo, los colores flotan en el aire sobre la superficie de la tilma.

Respuesta: 

Falso, no es verdad que se le haya pasado un rayo láser y mucho menos que los colores están flotando; al contrario, los colores pasan hasta el otro lado de la tilma de San Juan Diego y con esto se comprueba que la Imagen de Santa María de Guadalupe está en una tela totalmente inapropiada para realizar una obra como ésta y además sin ningún tipo de preparación o de "aparejo" como se decía en el siglo XVI; esto es lo sorprendente, una tela inapropiada, con agujeros, desperfectos e incluso una costura burda que cruza por en medio de arriba a bajo, que no tiene preparación y los colores penetran hasta el otro lado y lo sorprendente es que la Imagen "aprovecha" de esos defectos, ya que algunos agujeros hacen de "sombras", nudos de los hilos de la tilma ayudan a ver más hermosos algunos rasgos como el labio inferior del bello rostro de Santa María de Guadalupe, esto es lo verdaderamente sorprendente.

 

Se dice que la fibra de maguey que constituye la tela de la imagen, no puede perdurar más que 20 o 30 años. Hace varios siglos que se pintó una réplica de la imagen en una tela de fibra de maguey similar, y la misma se desintegró después de varias décadas. Mientras tanto, a casi 500 años del milagro, la imagen de María sigue tan firme como el primer día. La ciencia no se explica el origen de la incorruptibilidad de la tela.

Respuesta: 

Básicamente es VERDAD, aunque con varias IMPRECISIONES, empecemos por recordar que es una fibra de agave o ixtle y no exactamente bocadel maguey que conocemos, sobre el experimento que se realizó hace varios siglos, seguramente se está hablando del que realizó el Dr. José Ignacio Bartolache en 1787, quien mandó realizar copias tratando de que fueran lo más similar a la imagen original y colocó dos de estas copias en el mismo Tepeyac, una en la contrucción que se llama "El Pocito" y la otra en el santuario de Santa María de Guadalupe; pero estas copias no duraron ni diez años, es decir, que no duraron ni una década, manifestando lo sorprendente de la incorruptibilidad de la Imagen original (Cfr. José Ignacio Bartolache y Díaz de Posadas, Manifiesto Satisfactorio u Opúsculo Guadalupano, en Ernesto de la Torre Villar y Ramiro Navarro de Anda, Testimonios Históricos Guadalupanos, Ed. FCE, México 1982.

 

acido Se dice que en el año de 1791 se vuelca accidentalmente ácido muriático en el lado superior derecho de la tela. En un lapso de 30 días, sin tratamiento alguno, se reconstruye milagrosamente el tejido dañado.

Respuesta: 

Esto es impreciso, ya que no fue en 1791, sino que fue en 1785, cuando se derramó, accidentalmente, Aguafuerte sobre el lado izquierdo de la imagen, en donde todavía existe la huella de este incidente. Treinta y cinco años después, en 1820 se levantó todo un Informe notariado sobre este hecho prodigioso, donde se manifiesta que a la tela no le pasó nada (aunque permanece una sutil mancha que se puede observar a simple vista y por la parte de atrás de la tilma se observa esa misma mancha con gran fuerza ya que está negra), así que es falso que se haya dañado la tela y en treinta días se haya reconstruido, es más sorprendente que el ácido no la dañó en nada, ni a la tela ni a la imagen. (Cfr.Instrumento Jurídico sobre el agua fuerte que se derramó, casualmente, hace muchos años, sobre el Sagrado lienzo de la portentosa Imagen de N. Sra. de Guadalupe de México, 1820, AHBG, Correspondencia con el Supremo Gobierno, Caja 3, Exp. 54.)

 

Se dice que a inicios del siglo XX, un hombre escondió una bomba de alto poder entre un arreglo floral, el cual colocó a los pies de la tilma. La exploción destruyó todo el alrededor, menos la tilma, que permaneció en perfecto estado de conservación.

Respuesta: 

Verdad, el atentado que sufrió la Imagen la mañana del 14 de noviembre de 1921, "cuando una bomba fue detonada en la misma Basílica de Guadalupe; Luciano Pérez Carpio, empleado de la Secretaría Particular de la Presidencia, protegido por soldados disfrazados de civiles, fue quien puso la bomba a los pies dela Imagen de la Virgen de Guadalupe, la explosión fue de tal magnitud que se escuchó en un radio de un kilómetro a la redonda; a la Imagen de la Virgende Guadalupe no le pasó absolutamente nada, no así a los candelabros y al crucifijo de bronce que estaban en el altar, los cuales quedaron doblados por el impacto." (Cfr. Eduardo Chávez Sánchez, La Iglesiade México entre dictaduras, revoluciones y persecuciones, Ed. Porrúa, México 1998, pp. 165-166).Actualmente, el crucifijo de bronce está expuesto al público en el mismo recinto de la Basílica. Resulta más que increíble que se haya pretendido destruir la Imagen de Santa María de Guadalupe utilizando dinamita oculta, precisamente, en medio de un ramo de flores, es decir, utilizar exactamente el mismo signo elegido por María para dar prueba de la verdad y el amor de Dios, y ahora ser utilizado para intentar destruirla totalmente.

 

Se dice que la Virgen tiene una cinta en el vientre, está «encinta», «embarazada» para indicar que Dios quiere que Jesús naciera en América, en el corazón de cada americano.

Respuesta: 

        Verdad está "encinta", es una Mujer de Adviento, de Esperanza, y quiere que su Hijo Jesucristo nazca en cada uno de los corazones; pero no sólo de los americanos, sino de lo todos los seres humanos, o como Ella dice a san Juan Diego y, en él, a todos nosotros: "Porque, en verdad; yo me honro en ser tu madre compasiva, tuya y de todos los hombres que vivís juntos en esta tierra, y también de todas las demás variadas estirpes de hombres, los que me amen; los que me llamen, los que me busquen, los que confíen en mí. Porque ahí, en verdad, escucharé su llanto, su tristeza, para remediar, para curar todas sus diferentes penas, sus miserias, sus dolores." (Nican Mopohua, vv. 29-32).