Santa María de Guadalupe, Flor y Canto del Amor de Dios

El clamor interno de cada corazón responde a las palabras de Santa María de Guadalupe que -más que grabadas en el texto del Nican Mopohua- han quedado esculpidas en el corazón de cada uno de los peregrinos: 

“Mucho quiero, mucho deseo, que aquí me levanten mi casita sagrada, en donde lo mostraré, lo ensalzaré al ponerlo de manifiesto, lo entregaré a las gentes en todo mi amor persona, a Él que es mi mirada compasiva, a Él que es mi auxilio, a Él que es mi salvación. Porque, en verdad, yo me honro en ser tu madre compasiva, tuya y de todos los hombres que vivís juntos en esta tierra, y también de todas la variadas estirpes de hombres, los que me amen, los que me busquen, los  que confíen en mí”.

Ojalá que este libro signifique un recuerdo y un estímulo para cada peregrino que visite a Santa María de Guadalupe, nuestra querida Morenita, para vivir más profundamente -en la fe de la Iglesia- la comunión con Jesucristo y el amor a Nuestra Señora de Guadalupe.