Fundadores

Cardenal Norberto Rivera Carrera

Su perfil es descrito como el de un hombre de realizaciones concretas, franco y de diálogo, cercano a los feligreses, preocupado por los sectores marginados y la cultura contemporánea; conservador en lo referente a la vida, liberal en cuestiones sociales, con un claro sentido ecuménico. Nació el 6 de junio del año 1942 en La Purísima, Municipio de Tepehuanes, estado de Durango, siendo el primer hijo de una familia humilde y de profunda piedad, integrada por el Señor Ramón Rivera Cháidez, Doña Soledad Carrera y sus hijos Javier, Margarita y Hermila.Siendo casi un niño, ingresó al Seminario Diocesano de Durango y posteriormente realizó estudios de Teología Dogmática en la Pontifica Universidad Gregoriana, donde obtuvo la Licenciatura.

El 3 de julio de 1966 fue ordenado sacerdote a manos de S.S. el Papa Pablo VI. Sus primeros servicios en su ministerio sacerdotal fueron en la Arquidiócesis de Durango, donde permaneció hasta mediados de los años 80's fungiendo como Vicario Cooperador de la Parroquia de Río Grande y posteriormente en Zacatecas donde fue Profesor de Teología Dogmática, Sagrada Escritura, Teología Pastoral y Espiritual y Prefecto de Disciplina, en el Seminario Diocesano. También fue Asesor Diocesano de jóvenes en Acción Católica de la Juventud Mexicana y el Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana, así como pastor de familias en el Movimiento Familiar Cristiano, Coordinador del Consejo Presbiteral, del que fue miembro desde que fue constituido; Secretario de la Comisión Arquidiocesana de Pastoral. Así mismo, fue Responsable de Medios de Comunicación Social y del boletín local; Vicario y encargado de la construcción de la Parroquia de Santa Rosa de Lima y del templo de María Auxiliadora; Canónigo lectoral de la Catedral de Durango. Se desempeñó como Profesor de Eclesiología de la Universidad Pontificia desde su reapertura (1982-1985) y como Secretario Ejecutivo del Departamento de Pastoral Familiar de la Comisión Episcopal para el Apostolado de los Laicos. El 5 de noviembre de 1985 fue nombrado Obispo de la Diócesis de Tehuacán, siendo consagrado el 21 de diciembre de ese año.

Dentro la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) le han sido confiados los cargos de:

  • Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral familiar (durante dos trienios: 1988- 1990 y 1994-1997)
  • Representante de la Región Pastoral Oriente (dos durante dos trienios, 1988-1994)
  • Visitador Apostólico de los Seminarios Diocesanos e Institutos Religiosos
  • Participante en la Asamblea Especial para América del Sínodo de los Obispos, efectuado en Ciudad del Vaticano (16 de noviembre-12 de diciembre de 1997), reunión de donde surgiría la Exhortación Apostólica Eclessia in America del Papa Juan Pablo II (1999)
  • Miembro del Consejo Superior
  • Vice-Gran Canciller
  • Gran Canciller (actualmente) en la Universidad Pontificia de México y Presidente de la Comisión de Cultura trienio (2004-2006)

Es el Trigésimo Cuarto sucesor del Obispo Fray Juan de Zumárraga. Recibió la imposición del Palio Arzobispal, el 29 de junio de 1995, por S.S. Juan Pablo II, en la Basílica de San Pedro. Tomó posesión como Arzobispo Primado de México el 26 de julio del mismo año, en la Catedral Metropolitana, encomendando su nueva tarea a Santa María de Guadalupe en la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe. Fue preconizado Cardenal de la Santa Iglesia el 18 de enero de 1998 y el 21 de febrero recibió el Capelo cardenalicio en el Consistorio del 21 de febrero de 1998. En la Curia Romana, siendo arzobispo, fue nombrado consejero de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, de la Pontificia Comisión para América Latina y del Comité de Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia.En su función de Cardenal y cercano colaborador del Santo Padre, recibió la titularidad de la Iglesia de San Francisco de Asís Ad Ripam Maiorem, en Roma, donde actualmente participa como miembro, así como de la Congregación para el Clero y del Sínodo Permanente de los Obispos.Participó en el Cónclave donde se eligió al Papa Benedicto XVI, sucesor de S.S. Juan Pablo II.

Colabora como Presidente del Consejo Interreligioso de México, del Consejo Ecuménico de México, y es miembro del Consejo Ejecutivo del Centro Histórico de la Ciudad de México. En la Arquidiócesis de México implementó una reestructuración pastoral y organizativa y un gobierno colegiado con los obispos auxiliares a través del Consejo Episcopal. Una de sus mayores preocupaciones ha sido las vocaciones y la problemática sacerdotal, favoreciendo varias iniciativas para la seguridad social del clero.

Por otra parte, consciente de la responsabilidad de la Iglesia ante los medios de comunicación, ha dado una nueva y amplia estructura a la oficina de comunicación arquidiocesana y mantiene contacto frecuente con los reporteros de la fuente religiosa.




M.I. Cango. Mons. José Luis Guerrero Rosado

Nació el 25 de octubre de 1935 en la Ciudad de México. Realizó sus estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Conciliar de esta ciudad. Licenciado en Teología por la Universidad Gregoriana, al mismo tiempo en Derecho Civil y Derecho Canónico por la Universidad de Letrán. Realizó estudios en el Instituto Bíblico de Roma, y en esa misma ciudad fue ordenado sacerdote el 29 de octubre de 1961. Fue profesor de Derecho en la Universidad Pontificia de México y de Teología en la Universidad La Salle. Sirvió como Oficial de Matrimonios en la Arquidiócesis de México labor que desempeñó dentro del Tribunal Eclesiástico de México en calidad de Defensor del Vínculo de los casos matrimoniales.

Así mismo, fue Promotor de Justicia ("Abogado del Diablo") en el Tribunal para las Causas de los Santos y como tal intervino en numerosos procesos de beatificación y canonización. Fue testigo en el proceso de Beatificación y Canonización de San Juan Diego Cuauhtlatoatzin, habiendo dedicado los últimos cuatro años a este caso, trabajando en nuestro país y en Roma para la Congregación para las Causas de los Santos. Como parte de su ministerio, Mons. Guerrero se también se dedicó a compartir todo el tesoro de conocimiento que ha acumulado y a comunicar la grandeza de Nuestra Santísima Madre, así como la de todos los acontecimientos que la rodean. Este saber lo ha plasmado en las obras que publicó con tanta dedicación, como son: Flor y Canto del Nacimiento de México (que ha merecido diversas ediciones), Los dos mundos de un Indio Santo, El Nican Mopohua, Un Intento de Exégesis, publicado en dos tomos por la Universidad Pontifica de México.

Es coautor de El Encuentro de la Virgen de Guadalupe y Juan Diego, obra relevante que es la máxima síntesis hasta ahora publicada sobre el Acontecimiento Guadalupano, amén de numerosos artículos. Por éstas y otras razones bien podríamos considerar a Mons. Guerrero como embajador del Mensaje Guadalupano, allende incluso nuestras fronteras.




M. I. Cango. Dr. Eduardo Chávez

Director General

Doctor en Historia de la Iglesia por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, desde 1986, Sacerdote Diocesano de la Arquidiócesis de México, Postulador de la Causa de Canonización de San Juan Diego, Cofundador y Director General del Instituto Superior de Estudios Guadalupanos (ISEG) desde el 2003, Catedrático de la Universidad Pontificia de México, Canónigo de la Basílica de Guadalupe, Chantre del Venerable Cabildo de la Basílica de Guadalupe, Director de la Archicofradía Universal de Guadalupe, Asesor Cultural de la Basílica de Guadalupe, Miembro de la Sociedad de Historia Eclesiástica Mexicana, Miembro de los Caballeros de Colón, Miembro de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, España, Miembro de la Pontificia Academia Mariana Internacional (PAMI), Fundador y Director General del Centro Cultural Nican Mopohua, Fundador y Director General de la Academia Internacional Guadalupana

Conferencista y participante en diferentes Congresos organizados por la Santa Sede como: La Pontificia Comisión para América Latina, El Pontificio Comité de las Ciencias Históricas, La Pontificia Academia Mariana Internacional, La Pontificia Academia del Volto di Cristo, El Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, La Pontificia Congregación para las Causas de los Santos, etc.

Encomendado y enviado (tanto por el Papa Francisco, de viva voz, como por el Cardenal Carlos Aguiar, Arzobispo Primado de México, con documento oficial), para seguir profundizando el Acontecimiento Guadalupano y proclamarlo en el mundo entero Tiene más de 70 obras, la mayoría sobre el tema del Acontecimiento Guadalupano.